El estrés explicado al detalle

El estrés es un tema sumamente relevante por su impacto en la salud y bienestar de las personas. Por eso, ¿Qué es?, ¿Qué lo origina?, ¿Se puede manejar?… estas y otras preguntas más serán contestadas en el presente artículo El estrés explicado al detalle.

Imagen que ilustra el tema El estrés explicado al detalle.

Contenido

  1. Mecanismo de respuesta adaptativo: El estrés.
  2. Los estresores.
  3. Tipos de estrés.
  4. Fases del estrés.
  5. Manifestaciones físicas, psicológicas y conductuales.
  6. El distrés.
  7. El distrés y los problemas de salud.
  8. La principal dificultad que limita el manejo del estrés.
  9. Manejo adecuado: Binomio mente – cuerpo.

El estrés explicado al detalle

#1 Mecanismo de respuesta adaptativo

El estrés es un proceso de respuesta natural del cuerpo.

El estrés es un proceso que se da en el cuerpo como respuesta a algo que altera nuestro estado de equilibrio; y el cuerpo activa este proceso de respuesta de una manera natural e inmediata, pues busca protegerse y cuidarse.

Por ese motivo, al estrés se le considera un mecanismo de respuesta adaptativo, natural y necesario, que toda persona ha experimentado, experimenta y experimentará en algún momento de su vida.

#2 Los estresores

La causa que origina el estrés se llama estresor; siendo este estresor un evento, situación y/o acontecimiento que resulta ser estresante, demandante o amenazante para la persona que lo está experimentando.

Dentro de los estresores más comunes, tenemos por ejemplo:

  • La pérdida de un ser querido.
  • El divorcio.
  • Una enfermedad personal.
  • Los problemas de la vida cotidiana.
  • El ambiente físico y
  • El entorno laboral.

Ciertamente, estos estresores pueden tener diferentes características, es decir, pueden ser físicos, psicológicos y/o ambientales; pueden darse de un momento a otro; y/o pueden tratarse de una serie de factores que no solo persisten en el tiempo sino que también se van acumulando.

Sin embargo, los estresores no reciben una calificación positiva o negativa ya que cada persona responde de un modo particular ante un mismo evento, situación o acontecimiento. «Lo que es estresante para una persona no necesariamente lo es para otra persona».

Entonces, se podría decir que el estresor activa una alarma de peligro en el cuerpo y, como consecuencia, en el cuerpo se origina el proceso de respuesta conocido como estrés; el mismo que produce manifestaciones en cuerpo y mente.

#3 Tipos de estrés

Escoger entre positivo o negativo.

El estrés es una respuesta natural del cuerpo; por eso, no existe persona que no haya sentido estrés al menos en algún momento de su vida.

Basándonos en aquella premisa, ahora hablaremos sobre el estrés positivo y el estrés negativo.

Cuando el estrés se maneja y controla de forma adecuada recibe el nombre de estrés positivo o euestrés.

Este estrés positivo no sólo le permite a la persona defenderse frente a lo que está viviendo sino que también le ayuda a obtener mejores resultados en sus actividades.

Por el contrario, cuando el estrés no es controlado, su presencia se va a prolongar en el tiempo llegando a convertirse así en una condición crónica con consecuencias negativas tanto para el cuerpo como para la mente; afectando a la persona cada vez más y más.

En este segundo caso, el estrés recibe el nombre de estrés negativo o distrés; siendo claramente perjudicial para la salud y el bienestar.

#4 Fases del estrés

El curso del estrés puede llegar a tener una secuencia de hasta tres fases; dependiendo, por una parte, de la intensidad y duración de la respuesta del cuerpo ante aquello que es considerado un estresor, y por otra parte, del tiempo de exposición al estresor.

»Primera fase: Alarma de Reacción

Se activa cuando el cuerpo identifica algo como amenazante, estresante y perturbador; y en respuesta las moléculas químicas mensajeras adrenalina y noradrenalina intervienen para poner al cuerpo en estado de alerta, preparándolo para luchar o huir.

Aquí se desencadena una serie de manifestaciones como alteración de la respiración, pupilas dilatadas, aumento de la atención, etc.

Cuando esta primera fase es corta, el cuerpo retorna a su estado de equilibrio sin ningún problema y todo regresa a la calma; pero si el escenario es lo opuesto, se produce la siguiente fase.

»Segunda fase: Resistencia o Adaptación

Surge cuando el cuerpo lucha por retornar a su estado de equilibrio pero no puede porque aún se percibe la presencia del estresor.

Y es en esta fase donde el cuerpo produce cortisol; sustancia que tiene como función mantener constante el nivel de glucosa en sangre para así poder nutrir a los músculos, corazón y cerebro.

Esto quiere decir que, por una parte, la adrenalina y noradrenalina suministran la energía de urgencia, y por otra parte, el cortisol se encarga de asegurar la renovación de las reservas; ya que el objetivo es que el organismo resista mientras hace su mejor esfuerzo para superar, adaptarse o afrontar aquello que percibe como algo estresante.

Por tanto, es en esta segunda fase donde se producen las manifestaciones físicas, psicológicas y conductuales del estrés, que van desgastando al cuerpo; y cuanto más tiempo demore el cuerpo en restablecerse, mayor será el riesgo de ingresar a la tercera y última fase del estrés.

»Tercera fase: Agotamiento

Esta fase se caracteriza por el debilitamiento del sistema de defensa, las manifestaciones psicosomáticas y las conductas inadecuadas, lo cual incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades.

Por eso, al hablar de la fase de agotamiento nos estamos refiriendo al estrés crónico o distrés.

#5 Manifestaciones físicas, psicológicos y conductuales

El estrés tiene un gran impacto en la persona y puede presentar manifestaciones físicas, psicológicos y conductuales debido a que en el desarrollo del estrés participan los sistemas nervioso, endocrino e inmunológico, a través de una red que también conecta con las emociones.

Aquello explica porque el estrés influye por ejemplo en:

  • La carga enérgica.
  • La atención.
  • El pensamiento.
  • El procesamiento de la información.
  • La memoria.
  • Las emociones.
  • El aprendizaje.
  • La circulación.
  • La respiración.
  • La digestión.
  • El sueño – vigilia.
  • La piel.
  • La respuesta motora
  • El metabolismo y
  • El sistema de defensa.

De igual modo, este acceso libre por diferentes partes del cuerpo explica la fuerte asociación que existe con diversos problemas de salud cuando el estrés llega a convertirse en distrés o estrés negativo.

Justamente, ese libre acceso hace que un estrés no controlado sea tan peligroso.

#6 El distrés o estrés negativo

Como se ha mencionado anteriormente, cuando el estrés persiste en el tiempo llega a consumir mucha energía generando el agotamiento del propio organismo (tercera fase del estrés).

En esta condición de agotamiento y sobrecarga aparece el estrés negativo o crónico o también llamado distrés.

La presencia del distrés trae consigo un progresivo debilitamiento del sistema de defensa del cuerpo.

Luego, al verse afectado el sistema de defensa, los problemas de salud ya existentes pueden agravarse o bien, pueden surgir nuevos problemas de salud asociados con el distrés y entre estos mismos.

#7 El distrés y los problemas de salud

El insomnio y el distrés.

El distrés no es una enfermedad en sí mismo, como tampoco genera otros problemas de salud, pero sí puede llegar a debilitar al cuerpo a tal punto que lo deja vulnerable y expuesto al desarrollo de problemas de salud.

Dentro de ese contexto, el distrés puede estar asociado a problemas:

  • Digestivos.
  • Cardiovasculares
  • Alimenticios.
  • De la piel.
  • Para dormir.
  • Asociados con la ansiedad, la depresión y los trastornos del comportamiento.

Además, el distrés tiene una repercusión negativa en el dolor físico y emocional, las alergias y la diabetes.

Por lo que, es importante resaltar que el distrés no solo afecta al funcionamiento físico sino que también afecta al funcionamiento psicoemocional y al comportamiento.

En consecuencia, cuanto más estrés soporta la persona, menor es su bienestar y por ende, menor es su salud.

#8 La principal dificultad que limita el manejo del estrés

Considero que esta dificultad radica en querer evitar o querer eliminar el estrés en lugar de aprender a gestionarlo.

Recordemos que el estrés es un proceso de respuesta natural del cuerpo, por lo que no es posible evitarlo ni tampoco eliminarlo; pero sí es completamente posible aprender a controlarlo, gestionarlo y hacer que actúe para nuestro propio bienestar.

De esta manera, se puede llegar a impedir que el estrés se convierta en distrés; reduciendo, a su vez, el riesgo de desarrollar los problemas de salud a los que podría estar asociado el distrés.

#9 Manejo adecuado: Binomio mente – cuerpo

En efecto, podemos realizar diferentes actividades con la intención de manejar nuestro estrés de forma adecuada.

Aunque, es recomendable que las actividades que pongamos en práctica para el manejo del estrés incluyan tanto la acción sobre el cuerpo como la acción sobre la mente.

Esto quiere decir que, cualquier plan de actividades que se implemente para el manejo del estrés es fundamental que abarque al binomio mente – cuerpo.

Estilo de vida saludable para el manejo del estrés.

Luego de esta sugerencia, te comparto los siguientes consejos para manejar adecuadamente el estrés:

»Pensamiento constructivo:

Se autónomo, ejercita el pensamiento constructivo y modifica aquellas conductas que identifiques inadecuadas en ti.

»Hábitos y adaptabilidad:

Acepta, ten una visión realista, organízate, adáptate, mantente dentro de un ambiente de apoyo social, y procura mantener un ritmo sostenido en las actividades saludables que realices.

»Alimentación:

Ten buenos hábitos alimenticios.

»Actividad física:

Realiza rutinas de ejercicios de manera regular.

»Actividad recreativa:

Date tiempo para actividades de disfrute, relajación y meditación.

»Buen descanso:

Reconfórtate con un sueño reparador, es decir, duerme bien.

»Habilidades del ser:

Cultiva las habilidades de resiliencia, actitud constructiva y sentido del humor, así como, la expresión del sentir y una comunicación clara y eficiente.

»Atención Plena (Mindfulness):

Cultiva el Mindfulness como estilo de vida y mantén tu mente en calma.

Siguientes pasos ☀ ☀ ☀

Después de haber revisado este tema, ¿Cuáles serán tus siguientes pasos?

☙∴❧

✔Si deseas profundizar en este tema, te invito a visitar la web Viesantore, allí encontrarás las publicaciones del programa formativo «Acerca del Estrés», que incluye audios, infografías, ideas fuerza, contenidos adicionales y mención a fuentes consultadas. Para acceder solo haz clic ☛ AQUÍ.

✔Asimismo, si tú intención es manejar tu estrés cultivando el Mindfulness como estilo de vida, te invito a conocer más sobre el programa «Mente en Calma» – Manejando el Estrés, haciendo clic ☛ AQUÍ.

Hasta la próxima.

Muchas gracias.

Cultivando una Mente en Calma / Viesantore.
Buen vivir es vivir saludable.


✯Si te agrada el trabajo que se viene realizando, por favor, comenta en la casilla de comentarios y/o comparte en tus redes sociales. Con tu apoyo se podrá llegar a más personas. Muchas gracias de antemano.

Reconocimiento.- Los recursos gráficos empleados en este artículo son de la autoría de Storyset y han sido descargados de la plataforma de Freepik.

Ir página de inicio.

Deja una respuesta