Imagen que ilustra el tema Mindfulness para que sirve y beneficios
Atencionales y Constructivas

Prácticas contemplativas para una meditación guiada

Realizar prácticas contemplativas es un modo de entrenamiento mental y conductual, donde se ejercita de manera integral un conjunto de habilidades cognitivas, afectivas y corporales para fomentar el bienestar.

Las prácticas atencionales están orientadas a fortalecer la autorregulación de varios procesos de la atención, en especial la habilidad de iniciar y mantener la metaconsciencia. Por su parte, las prácticas constructivas están dirigidas a cultivar, nutrir y reforzar patrones cognitivos y afectivos – emocionales que favorezcan el bienestar.

Nuestros productos

Aquí encontrarás una variedad de prácticas contemplativas que pueden resultar de mucho apoyo para tu meditación.

Te invitamos a revisar la finalidad de cada una de estas para que puedas escoger con mayor seguridad cuál se ajusta más a tus propósitos; teniendo en cuenta que los productos ofertados están en formato audio.

Prácticas contemplativas

#1 Atencionales

Ejercicio de respiración abdominal: Abdomen Suave

  • Objetivo.- Ayudar a reducir el estrés y la ansiedad a través de la respiración abdominal.
  • Duración.- 5 minutos 11 segundos

$0.99 (código ISO: USD)

Compra ahora

Ejercicio atencional Escaneo Corporal Avanzado

  • Objetivo.- Invitar a la apertura, curiosidad y aceptación, simplemente notando las sensaciones sin necesidad de juzgarlas.
  • Duración.- 6 minutos 8 segundos

$0.99 (código ISO: USD)

Compra ahora

#2 Constructivas

Práctica Compasión por las Emociones

  • Objetivo.- Cultivar una mayor compasión por la propia experiencia emocional.
  • Duración.- 6 minutos 9 segundos

$0.99 (código ISO: USD)

Compra ahora

Importante

Recomendaciones para la práctica del Mindfulness

  • Las prácticas se pueden realizar estando sentada(o), de pie, caminando o recostada(o). La postura más recomendable es sentada(o), en un asiento cómodo, donde puedas mantener la espalda erguida. No obstante, tú puedes elegir la postura más adecuada para ti, siempre que no te genere sueño o alguna molestia.
  • Se pueden realizar las prácticas estando con los ojos cerrados; pero si esto te genera alguna incomodidad, puedes mantener los ojos abiertos.
  • Si durante la práctica sientes algo que te desagrada o te pone mal, te invito a que hagas una conducta de autocuidado; por ejemplo hacer algún movimiento de estiramiento, ponerte de pie, tomar agua, sostener tus propias manos o abrazar a tu mascota. Regresando a la práctica cuando te sientas bien para continuar. Pero, si el malestar es intenso, por favor, no te fuerces a seguir con la práctica.

Te invito a leer el artículo completo Cómo practicar Mindfulness en 5 pasos para una meditación saludable